lunes, 15 de junio de 2009

Antecedentes en México


A mediados de los ochenta, en México se despierta el interés por el es­tudio de individuos que llegan a manifestar un promedio mayor al nivel medio alto de inteligencia o que tienen habilidades, talentos y facultades extraordinarios.


La Dirección General de Educación Especial de la Secretaría de Educación Pública durante varios años, se dio a la tarea de adaptar y es­tandarizar pruebas psicológicas para diagnosticar, entre otros, a alumnos con inteligencia “brillante”, y a quienes se les reconoce como personas que requieren de atención especial por su posibilidad de distinguirse debido a su creatividad, su capacidad para analizar, resolver problemas y plantear nuevas alternativas de solución.


En 1986 se inicia en México la implementación de modelos educati­vos específicos, entre ellos el Modelo de Atención a Niños y Jóvenes con Capacidades y Aptitudes Sobresalientes (cas). El programa estaba basado en el Modelo Triádico de Renzulli, que concibe la capacidad sobresaliente como el resultado de la interac­ción adecuada y en determinadas circunstancias de tres componentes de la personalidad: habilidades por arriba del promedio, altos niveles de creatividad y compromiso con la tarea.


Entre 1993 y 2002, en algunas entidades federativas se empezaron a realizar acciones a favor de la integración educativa que propiciaron la reorganización y reorientación de los servicios de educación especial. En particular, el personal que conformaba las Unidades de Atención a Niños con Capacidades y Aptitudes Sobresalientes (cas) de algunas entidades del país pasó a formar parte de las Unidades de Servicio de Apoyo a la Educación Regular (USAER).


En el Programa Nacional de Educación 2001-2006 se plantea como una de las metas la elaboración de un modelo de atención de los alumnos y las alumnas con aptitudes sobresalientes. Para este fin, en 2003 la Subsecretaría de Educación Básica y Normal2 de la Secretaría de Educación Pública planteó en una de sus líneas de acción la elaboración de un modelo de atención educativa dirigida a alumnos con aptitudes sobre­salientes, el propósito general de este proyecto de investigación fue diseñar, implementar y evaluar una propuesta de intervención educativa que contemplara las características de los niños, las niñas y los jóvenes con aptitudes sobresalientes, así como las del contexto escolar para favorecer el desarrollo integral de los alumnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada